Sábado, Agosto 18, 2018
Text Size
Está aquí: Inicio Apostasía Los predicadores y la demanda del pacto

Los Profetas del Antiguo Testamento

La Biblia es fundamentalmente un libro de pactos y, siendo tal, ella define nuestra relación con Dios (tanto cuando estábamos perdidos como ahora cuando somos salvos) con base en los pactos. Por ejemplo:

Los hombres inconversos se relacionan con Dios con base en el Pacto Adámico (su conciencia; Gen 3 con Rom 2,14-16), y con base en el Pacto Noéico (las leyes civiles de la nación en que viven; Gen 9 con Rom 13.1-5).

La salvación viene a nosotros hoy día con base en las promesas del Pacto Abrahámico (Génesis 12.1-3, Rom 11.17-24, la raíz del árbol de bendición espiritual tanto para Israel como para los gentiles es la promesa del Pacto Abrahámico).

Se podría decir más acerca de esta relación con Dios que se basa en los pactos, y espero que prono lo haremo (porque muchos de los hermanos presumidos han tenido a bien hacer caso omiso de los pactos bíblicos e inventar pactos teológicos que simplemente no se mencionan en las Escrituras). Por ahora, hablemos de los profetas.

Hal Harless me llamó la atención al hecho de que en la Biblia, el profeta del Antiguo Testamento es el portavoz designado por Dios. El Señor enviaba a sus siervos los profetas para advertir a Israel de las consecuencias de su pecado (de desobediencia a las estipulaciones del pacto que Dios hizo con ellos).

Los profetas, entonces, actuando como portavoces de Dios, presentaron cargos contra Israel por violar las estipulaciones del pacto. Sus advertencias y predicciones están firmemente basadas en las bendiciones y maldiciones dadas por Dios en el Pacto Mosáico (Lev 26; Deut 28).

La acusación profética de los profetas hacia Israel sigue repetidamente este patrón de demanda de pacto.

Hoy el predicador sigue el mismo patrón.

Nosotros, como el pueblo de Dios, nos relacionamos con Él a través de los pactos que hizo con nosotros. Las estipulaciones de los pactos que estamos obligados a seguir son los mandamientos y los preceptos que el Señor nos dio (desde el de "Id y haced discípulos a todas las naciones" hasta el de "maridos que amen a vuestras esposas y esposas que se sometan a vuestros maridos"). Todos estos mandamientos y preceptos que se nos dio en la Biblia forman el conjunto de lo que Dios espera de nosotros como los mayordomos de Su casa.

¿Por qué crees que puedes hacer lo que quieras en la casa de Dios?

¿Por qué crees que tienes libertad en algo sobre lo cual Dios pronunció una ley?

¿Por qué crees que puedes simplemente ignorar lo que la Biblia dice que es nuestra MISIÓN y los MÉTODOS para llevar a cabo esta misión (para ir e inventar cualquier burrada y paysada que le parezca bien)?

Dios nos dio predicadores hoy día exactamente como Él le dio a Israel los profetas. Ellos han sido enviados para nuestro bien, porque Dios es amable y misericordioso y lento para la ira. Pero, a través de Sus predicadores, Dios nos llama a una RELACIÓN CORRECTA CON ÉL basada en las estipulaciones del pacto (basada en lo que Él nos dijo en las Epístolas del Apóstol Pablo que Él quiere que hagamos).

¿Por qué no quieres más predicación bíblica en las iglesias? ¿Por qué no quieres más predicación bíblica en las calles?

Yo sé por qué: porque en los últimos días antes del arrebatamiento de la Iglesia en juicio, la gente quiere que le hagan cosquillas en los oídos (¡entretenme! ¡entretenme!) con ... MAESTROS.

Sin embargo, Dios le dijo al pastor en este mismo pasaje bíblico: ¡PREDICAR! ¡PREDICAR! ¡PREDICA LA PALABRA!

2Timoteo 4.1-5 1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,
2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

Ojalá que Dios levante más predicadores. Y ojalá que tengamos oído para oir lo que Dios nos dice para que hagamos caso a sus advertencias, que nos arrepintamos de nuestra idolatría y de nuestra apostasía, y que volvamos a LA BIBLIA y sólo a la Biblia.

Categoría: Apostasía

New Web Site

I put together a "landing page" web site for street work. It's just a simple site with a name that's easy to remember so we can give it on tracts, etc. while out street preaching.

Theology101.net

En Linea

Hay 109 invitados y ningún miembro en línea